La culpa enemiga o aliada

Últimamente se habla mucho de la CULPA en la maternidad, muchas veces me he cuestionado si la culpa es enemiga o aliada de las mamás del mundo.

No podemos negar que la culpa es un sentimiento molesto, nos resta paz y disfrute a nuestra vivencia de ser mamá. Pero ¿Será que la culpa tiene algún lado positivo? Acompáñame en este artículo a descubrirlo.

Constantemente nos dicen: «No sientas culpa, eres la mamá perfecta para tus hijos» «No permitas que otros te controlen a través de la culpa», etcétera y si bien ese discurso tiene mucho de verdad y sabiduría, las mamás seguimos sintiendo culpa.

La culpa es un sentimiento natural, como diría mi maestra Yvonne Laborda es una señal que estamos actuando en contra de nuestra biología y nos aleja de nuestro ser. La culpa ha sido satanizada en esta ola de maternidad consciente, sin querer terminamos sintiendo culpa por sentir culpa.

SE VALE SENTIR CULPA

Hoy te quiero decir que SE VALE sentir culpa, cuando algo te susurra al corazón que no vas por buen camino: ESCÚCHATE, la culpa bien manejada puede ser el principio de un proceso de crecimiento personal, de sanación.

Y para mostrarte un ejemplo real te voy a contar una historia muy personal.

«Cuando mi hija mayor tenía aproximadamente dos años, hizo algo típico de una niña de su edad y yo tuve una reacción emocional desbordada, grité como una loca y le di una palmada muy fuerte en su manito, luego de este penoso episodio me encerré en el baño y lloré por horas, ese día me sentía el peor ser humano del mundo y obvio la culpa me carcomía el alma. Cuando me calmé recuerdo haberle dicho a mi esposo:»Algo tiene que estar muy mal conmigo, para haberle pegado esa palmada a un bebé de dos años, si yo me siento mal es porque esto está mal. Estoy segura que hay otras maneras de hacer las cosas y yo la voy a encontrar…» «

Bueno se podrán imaginar que ese fue el primer paso en un camino que hasta hoy me ha llevado hasta aquí….

¿Será entonces que la culpa puede llegar a ser una poderosa aliado para el cambio?

MI APRENDIZAJE ACERCA DE LA CULPA

Sino me hubiera sentido culpable ese día, tal vez no hubiera emprendido este viaje de sanación, autoconocimiento y este descubrir de formas más amorosas, respetuosas y conscientes de educar a nuestros hijos, yo tomé responsabilidad de un acto que a todas luces estaba mal y generé un cambio para mí, mi familia y la sociedad….

Es por eso que no me gusta satanizar la culpa, porque para mí ha sido una aliada para lograr transformar aquellos aspectos de mi vida en los que necesitaba tomar la rienda y dejar de actuar en automático….

Así que la próxima vez que sientas culpa, vas a pensar si esa culpa te la están imponiendo de afuera o viene de tu ser, si viene de afuera deséchala, pero si es genuina ABRÁZALA y pregúntale: ¿Qué es aquello que me estás invitando a transformar?

CÓMO DECIRLE ADIÓS A LA CULPA

La mejor manera de decirle Adiós a la culpa, es mirándola a los ojos, y si esa culpa viene de tu ser esencial: abrázala, hazte responsable y toma acción. Luego agradece y sigue tu camino, integrando la lección y el aprendizaje que te trajo la culpa.

Cuando gestionamos bien la culpa transformamos a la enemiga en aliada.

Si quieres iniciar un proceso de sanación personal que te ayude a reconciliarte con tu maternidad tengo un REGALO para ti: únete al Reto Primeros pasos para una crianza consciente. Durante 7 días recibirás información valiosa, reflexiones, ejercicios que te ayudarán en proceso de reconocer lo que se esconde detrás de tus reacciones automáticas con tus hijos. Lo mejor de todo es GRATIS¡! Únete al reto haciendo click AQUÍ.

O si prefieres ir más profundo puedes:

Acompaño a mamás a sanar, crecer y trascender de la mano de sus hijos a través de la CRIANZA CON CONSCIENCIA, un concepto que integra ALMA, MENTE, CORAZÓN y CRIANZA.

LuzA Petro
Mentora y coach

Todo lo que necesitas para
Criar con consciencia

Leave A Comment

Artículos Relacionados